jueves, 3 de marzo de 2016

AUNQUE SE VUELVA SIEMPRE

Ya no hay molino que mueva
el agua del río.
Y la nieve se amontona
y resbala a las bajuras.

Y las nubes andan locas
y los ríos se desbordan,
y el sol se siente afligido
por la falta de respeto.

El Místico y el Suicida,
no son dos que solo es uno.
Ya no es inútil la huida
aunque se vuelva siempre.

Y el de aquí no se va nadie,
se transforma y solo queda
el halo que espera otra venida
y volvemos todos por las bambalinas.

Y el agua dulce se va
a perderse en la salmuera
donde tantos inocentes
dejan la vida en ella.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Se ha producido un error en este gadget.