martes, 20 de abril de 2010

DE SALAMANCA A GERONA

El niño Baltasar con su hermana Damiana, que en el siglo XIX, un rayo los dejó huérfanos de padre. En la gran pobreza que asolaba el país, por el exceso de población en una España poco desarrollada, en este Oeste de pedrenales, a la orila de Portugal. Caminantes por necesidad, peregrinos que suvsisten acarreando pan. Van a veces a quince Kms. En esta época se va a comprar en el vecino país. (En mi infancia y juventud, se vendía), y eran los portugueses, (algunos niños), en pleno siglo XX, los que venían a buscarlo.
En aquellos tiempos, la horfandad y el hambre obligaba alos niños a estar todos los días en el camino.
Damiana tenía tenía siete años, y Baltasar más o menos cinco.
La frontera vigilada por el Cuerpo Nacional de Carabineros, era como un hormiguero, pero los niños no estaban protegidos,porqueos adultos, con tantas calamidades y miserias, estaban más atentos a sus desventuras que a las de los demás, aunque siempre había momentos para la compasión, y personas capaces de ayudar a las criaturas, había mucha brutalidad y dureza, producida por la carencia. Siempre la descompensación de los extremos que siempre se tocan. Si los que carecían de medios, se les endurecía el corazón, los que no carecían de nada, se lo endurecía el miedo a perder todo aquello que tenían.
Los niños crecieron así se iban incorporando a otros trabajos, como cultivar la escasa y dura tierra que los poderosos dejaban por improductiva, para que los pobres engañados, por no decir obligados por las circunstancias, a trabajar con doble esfuerzo, para quienes les arrebataban el producto de su trabajo. Com todos los nacidos sabemos que ocurre.
Baltasar y Damiana, como muchos, antes y despues, hacían largos caminos a Portugal y también a Fuenteguinaldo donde se concentraba el sector servicios, como era el comercio.
Las ferias de ganado principalmente. Entre otras, las más importantes eran las de San Bartolomé, (en la actualidad sigue siendo las fiestas mas importantes del pueblo) y la de Abril y Noviembre. también se recorrían los caminos a moler en los molinos que se asentaban en las márgenes de los ríos y riveras.
Baltasar creció junto a su hermana, su madre y el segundo marido de ésta, que era el mayorde unos cuantos hermanos. El más pequeño de estos se casó con Damiana, al aceptar ésta la propuesta del marido de su madre.
El joven Baltasar, no veía futuro en estas pobres tierras, y al casarse la hermana, decidió ir en busca de una vida mejor. Desde Alberguería se fue caminando hasta Espeja, para cojer el tren de la esperanza que le llevaría a Cataluña donde se hizo carabinero y fue en Gerona donde conoció a María con quien formó una familia. Y a su añorada tierra solo volvió un par de veces o tres. Pero siempre mantuvo contacto con los que dejó, mandando felicitaciones por Navidad y escribiendo de vez en cuando y mandando lotería, manteniendo siempre la ilusión que trasmitió a su hijo, y pasó a su nieta y bisnieta.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Se ha producido un error en este gadget.