sábado, 13 de noviembre de 2010

VENTICUATRO AÑOS DE SILENCIO

Funcionarios de altos vuelos
que voláis esta provincia,
y no dejáis funcionar
a honestos que sacrifican,
su tiempo por un salario
que a penas se justifica.

Mientras vuestro tiempo es
para negocios perversos
que paga el contribuyente
creyendo en lo que no ve
porque solo así se cree
en lo que no puede ser.

Viendo acoso en el trabajo
que no se puede contar
por miedo a perder salario,
ellos saben engañar
¡Como soldados de guerra,
guerra de los usureros!

Siembran mientras enriquecen
la zozobra en los obreros,
y a los pobres que trabajan
a destajo en un tormento,
la tortura los deprime
y merma su rendimiento.

Como lobos a la greña,
a ver quien engaña más,
no hay mas leyes que el poder
que han sabido acumular.
Inspección de tapadera
¡Cómo saben engañar!

¡Largo cordel de merinas!
¡Triste cañada real!
Te creen un testigo muerto,
delitos hay en su afán
de vender lo que no existe
y lo que existe tapar.
Se ha producido un error en este gadget.