viernes, 20 de julio de 2018

SU GUERRA ES NUESTRA

Hambre y sed de todo.
De alimento, de justicia.
Muertos de hambre, sed y paz.
Muertos por desidia.
Los dejamos morir sin compasión.
Niños nacidos y sin nacer.
A punto de ahogarse,
mueren de sed y de soledad.
Apiñados y a solas con su suerte.
Y los demás, nosotros,
sin saberlo, esperando
que nos llegue el turno.
Lo que hacemos con ellos,
lo harán con nosotros.

Nosotros votamos.
Nosotros consumimos.
Nosotros trabajamos.
Nosotros imitamos.
Nosotros consentimos.
Nosotros televemos.
Nosotros radioescuchamos.
Nosotros fingimos.
Nosotros opinamos.
Nosotros competimos.
Nosotros negociamos.
Nosotros contaminamos.
Nosotros protestamos.
Nosotros adulamos.

NADA

Treinta y cuatro años después de "1984" del libro que George Orwell escribió entre 1947- 1948. A uno y medio de 2020, Pedro Laín Entralgo. "Cosas terribles muchas hay, pero ninguna más terrible que el hambre" de la filosofía griega: Eurípides, Esépulo y Sófocles.

lunes, 16 de julio de 2018

LOS TORDOS

Altivos y serenos, se unen en bandadas para festines en el campo. Enseñando las astucias a los pájaros nuevos. Madres padres, abuelas y abuelos.
Todos los años vienen al final del verano. Inspeccionan los tejados, de antena en antena, y yo los espanto, porque al hacer sus nidos deshacen tejados. Son teimosos y cansinos.Astutos, hábiles y unidos. Se reparten en pequeños grupos, y en febrero ya, nido primero.
¿Quien ha dicho que ponen los huevos en nidos de otros pájaros? ¡Anda que no trabajan de antena  en antena con sus hierbitas secas en el pico. El pájaro que pone huevos en nidos de otros pájaros, es el cuco.
He leído un anuncio, que se venden tordos. ¿Y para qué se usan los tordos? ¿Para comérselos?
Los adolescentes de hace setenta años,que iban a cuidar las viñas, saben más del comportamiento de esos astutos pájaros. De como organizan para distraer al guardián unos, mientras los otros comen al otro lado.
Muchas cabecitas pequeñas han pensado mejor que la mía, que habiéndolos visto hace un año quedarme sin manzanas, dejo las cerezas después de haber visto que habían desaparecido las de un pequeño cerezo que estaba a unos metros del huerto.
No pensé que un mirlo, quizá pudo comérselas y dar la voz de aviso. O que el recuerdo de las manzanas, les hiciera adelantarse. Que si fue así, se las comieron verdes, como en el caso de dos cerezos del huerto. Se comieron las maduras de uno, y las que comenzaban a madurar, y las verdes, y muy pequeñas de los otros dos.
Yo tapando las pocas que dejaron y ellos destapan y zampan.
¿Y qué hago yo si el próximo año hay tantas cerezas como este año? A mi edad, con tantas cabecitas pensantes, y con alas, poco puedo hacer, más que alimentar pájaros.
¡Ahora que podía empezar a sacarle producto a mi huerto de secano!
Para qué pensar en el año que viene, si lo que importa es ahora.

miércoles, 11 de julio de 2018

EN LA IGNORANCIA

Pobre Oeste español del siglo XXI.
Te creíste señor al pasarte la mano por el lomo.
Sentirás el acero del puñal, ya muerto.
El paraíso de la secta está ya hecho.
Y nos han puesto a cantar el cara al sol,
mientras se hacen dueños de lo nuestro.
El cara al sol es la sombra oscura,
empeñada en hacer blanco el negro.
Siguen sembrando ignorancia en el pueblo.
Y en su opio duerme por no ver el enredo.
Que ignora la costa por la que saldrá huyendo.
Que no ignoran ellos que el Atlántico está perto.
Que ya han hecho su oasis.
Y para los demás viene el desierto.

lunes, 9 de julio de 2018

ALEGRÍA Y RENACIMIENTO

Dulzura, dulzura, dulzura.
Cuando la cosecha se pierde
en el papo de una bandada de tordos
el trabajo se fue por los aires.
¿Por qué voy a estar triste
si alimenté a tantos seres?
No puedo volar con ellos
pero vuela mi esfuerzo,
y aprendo que no tengo edad.
No tengo edad, y mi cuerpo,
lleva el castigo de tanto esfuerzo.
Aprender a decir no puedo.
Al ver mis árboles sin frutos
pienso en lo poco que pierdo.
Quizá me evitaron un accidente,
con la ilusión de escalar sin poder,
con los dolores de mi cuerpo.
Por la salud siento que no pierdo
los frutos que los pájaros comieron.
Quisiera alimentar humanos hambrientos.

A LA INCOMPRENSIÓN

Alegra esa cara con amor.
Y verás que todo cambiará.
Cuando el ser esté dispuesto.
Se disuelve la ignorancia
al despertar el entendimiento.
Y hay que dejarles estar
hasta que llegue su momento.
Que en la misma rueda vamos.
Unos fuera y otros dentro.
Y en la forma de mirar.
Y en el uso de talentos
en el subir y el bajar
quien libera el pensamiento
llega al amor primero.

viernes, 29 de junio de 2018

LA ÚLTIMA PUERTA

Ahí están sus afanes sin concluir.
Las arrugas de sus almas son las mías.
Fin de otoño al comenzar el verano.
Y los que creen lo lejos que le queda,
lo que está ya esperando su turno.
Increíble pero es cierto el declinar.
Trasladarse al pasado les consuela.
A mi me pesa el retroceso
al ver en el jolgorio atontamiento.
Y canta el que espera y alegra
en que su arte dé un alivio a los demás.
Que tal vez consiga el triunfo
de poder alegrar a los de atrás.
Esperando la muerte se contempla
la vida que se quedó sin terminar,
de  ser sueño se sueña en más soñar.
Lo que fue, lo que no fue.
Lo que perdió, lo que sufrió.
Ahora pesa en el sufrimiento actual.
Y ver como es lo mismo sin remedio
para aquellos que vienen por detrás.
En las pliegues de la piel escritas,
las penas que no se atreven a contar.
Viendo repetidas las historias.
Ver que no hay forma de arreglar
el error está escrito en el destino
y así la esperanza en la verdad.  

jueves, 28 de junio de 2018

ENEMIGO

Contagiarás con tu ignorancia.
Por mucho que alces el tono,
no lograrás convencer a la sabiduría.
Está en la verdad.
Y la verdad no se doblega.
Es sencilla y poderosa.
No se construye ni se destruye.
La historia es, sin archivos
de papel o de vinilo.
Convertir no es el camino.
La bondad es el destino.
Ciencia, Naturaleza y arte.
Fuente de amor es,
por encima de tus dominios.

BAUTIZANDO A HOSTIAS

Si hace cuatro décadas tuve mis dudas sobre bautizar, y me vencieron con el entorno hostil que se alinearon. Hoy en pleno siglo XXI, se sigue bautizando sin permiso de la interesada o interesado, de forma masiva. Se sigue la tradición absurda de bautizar a los bebés que no pueden decidir si quieren o no, ser bautizados.
Un viejo pega una torta a un niño de dos años y medio, que no para de llorar porque le han hecho tragar una misa, y además le echan agua en la cabeza, solo a él.¡Cómo no va a llorar! Y además con la hostia que le dio.
Que el viejo diga misa, vale, es lo que ha hecho toda su vida de adulto. Y a mucha gente le gusta. Pero que le lleven a un niño que no quiere ir, es no respetar al niño , y fastidiar al viejo, que bastante tiene con lo que le ha tocado.
Y esto ocurre en Francia que está por encima de los Pirineos.
A los nuestros, que se quejan de estar bautizados sin su consentimiento, por lo menos los bautizaban sin misa, que era más rápido. Y más pequeños ellos, que por lo menos  no eran conscientes del atropello. ¡Claro que no sabemos si fue mejor o peor lo de ser más pequeños!
Creo que en estos tiempos, deberían decir si bautismo sí o no, los propios interesados, a su mayoría de edad. Aunque quizá lo decidieran por la fiesta.
¿Por qué necesitamos disculpas para hacer fiestas?
Ya que necesitamos fiestas, pues hacerlas cuando se sienta la necesidad, si se considera oportuno. Hago una fiesta por necesidad. Y dejar a los niños en paz.

viernes, 15 de junio de 2018

DEL HUERTO A LA MESA

Larga y fría primavera.
Que remolonas flores al fin,
traes verduras frescas.
Que juntas van a morir,
sin nadie que las consuma.
Sin etiqueta ni precio
se olvida de su existir
el que vive consumiendo.

El campo sin reconvertir.
Los pueblos se quedan sin gente.
El turismo cada vez da menos.
La rica España necesita reconversión.
Necesita Sanidad Pública.
Y sobretodo buena educación.
Urge repoblar los pueblos
y regenerar la tierra.

Trasformación es la urgencia,
en España y en el mundo.
Para acabar con el hambre,
sí que nos sobran recursos.
Los de los grandes banquetes,
sin empatizar la miseria
de los pobres niños hambrientos,
que no les tienen en cuenta.

El rojo de la amapola,
y el amarillo de la caléndula,
en el campo se dibuja
el color de una bandera.
Y al marchitarse las flores
que mueren con la primavera,
solitarias en el campo
solas hacen sementera.

Y las hierbas que se comen,
no son la mitad de buenas.
Pero por ser traficadas,
bien pagadas van a la mesa.
Las que venden envasadas.
Así somos los humanos,
que aquello  que menos vale,
es lo que cuesta más caro