sábado, 27 de abril de 2013

MAÍA

Erase una vez una niña llamada Maía, que estaba a punto de cumplir nueve años. Este era el primer cumple desde que comenzó a ir al colegio, que no iban a venir sus amigas Paula y Bea. Paula, hacía un año que vivía en Salamanca, en el pueblo de su madre.
Desde que el banco comenzó a mandar cartas amenazadoras a sus padres, cuando se quedaron sin trabajo y no pudieron pagar la hipoteca.
Paula que era tan alegre como unas castañuelas, fue haciéndose poco a poco una niña aburrida y triste, y cuando Maía le preguntaba algo, como ¿a donde pasarían el fin de semana? Ella respondía de muy mal humor ¡no quiero mentir! ¡el fin de semana es un rollo!¡déjame en paz!
Un día, al terminar el curso, vino a casa a despedirse, se marchaban al pueblo. Esta vez no iban de vacaciones, esta vez, se iban a vivir allí, porque el banco le había quitado su casa. Había llegado el desahucio, le contaba mi madre a mi padre, cuando llegó esa noche, tan triste para todos. Se lo decía bajito para que yo no lo oyera.
¡Desahucio! Yo no sabía lo que significaba esa palabra, y como me dí cuenta que no querían que oyera, dejé pasar unos días para preguntarle a mi madre ¿qué significaba desahucio? Mi madre puso cara de boba, por la sorpresa de la pregunta, y tardó un rato en responder con otra pregunta ¿de dónde has sacado esa palabra? Yo también puse cara de boba por la sorpresa y respondí, (sin darme cuenta que estaba mintiendo), que la había oído en el colegio.
Mi madre puso cara de preocupación, como cuando dice una mala noticia. "Desahucio es algo, que ya no se puede hacer nada por evitar lo que te sucede". Dijo bajando la voz ¿Como que yo me quede sin amigas y sin muchos compañeros del colegio? Hasta que me toque a mí, cuando papá se vaya al paro como tú, y nos tengamos que ir a Cáceres.
Maía esperaba que su madre soltara una carcajada, como solía hacer cuando se adelantaba a sus explicaciones, pero se limitó a decir con voz de circunstancia ¡qué optimista! y se marchó arrastrando los pies, como si tuviera más de ochenta años.
Hoy no está previsto marcharnos de Madrid, y papá no se ha ido al paro. Pero traja más y cobra menos, y llega a casa cansado y triste.


Este cuento lo escribí hace un año y hoy comienzo a compartirlo, cuando pueda seguiré.

jueves, 18 de abril de 2013

LA PUTA LA LECHERA Y MANOS LAVADAS

La puta, la lechera y manos lavadas, dirigen la manada. Con la fuerza de sus mentiras nos lavan el cerebro. La verdad está en la sabiduría silenciosa de los sabios. Los sabios son locos, y nos hacen pensar. Aprender a distinguir el camino de la verdad, cometiendo errores, pero no caer en las garras de verdades establecidas, que nos venden para vivir de nuestro trabajo. Y emperraos en fomentar la ignorancia para mantenernos en la esclavitud se empecinan en parecer lo que no pueden, no saben, o no quieren ser. Creen que el nuevo mundo tiene que ser una dualidad. Los delincuentes disfrazados de dignos señores, y los esclavos, disfrazados de humildes servidores complacidos.

jueves, 11 de abril de 2013

A GOLPE DE UÑA

Hoy a golpe de uña he abierto el libro de Jose Luis San Pedro, ECONOMÍA HUMANISTA. Entre otras cosas dice en la página 311, una Europa del centro puede ofrecer ventajas superiores tal vez a las que ofrece la homogeneidad. Esta complementariedad no excluye de hecho, en mi opinión, la industrialización o cualquier otra mejora de la estructura productiva, capaz de aproximar el nivel de la periferia al del centro. De lo que se trata es de defender otra forma de industrialización y una estructura complementaria que no se reduzca a la mera imitación, ya que estamos cerca del siglo XXI y la técnica no es ya la del siglo XIX. Además, aun admitiendo que sea deseable que los países periféricos copien a las naciones del centro, ¿será realmente posible? La tesis de la recuperación parece poco realizable. En el año 13 del siglo XXI, domingo 7, a los 96 años nos deja el producto de su trabajo.

martes, 9 de abril de 2013

A JOSE LUIS SAN PEDRO

Gracias por tu herencia,
la herencia del pobre,
que la toma el que quiere,
el que puede te oye.
El vuelo de la vida
que a la vida va.
Nos deja su luz
que en su ausencia está.

lunes, 8 de abril de 2013

¿TRES MIL RICOS?

"No esperéis que América haga algo por vosotros, hacer vosotros algo por América". Dicen que dijo el presidente número treinta y cinco de Los Estados Unidos, y que todos sabemos como acabó, siendo el presidente más joven y lo poco que duró, muriendo presidente. Si los españoles esperamos que los tres mil ricos de España hagan algo más que aumentar el dinero que nos han llevado a sus paraísos, nos repartiremos las hostias de esta misa que nos han preparado para que no veamos QUE SÍ SE PUEDE,en un país donde brilla el sol, la tierra está esperando que la mimen, y el agua este año ha estado sobrada. Todavía tenemos aire limpio. Teniendo fuerzas para unir, convirtiendo el yo en el nosotros, podemos vivir hasta mejor que antes, y aunque sea ingenuidad, podemos mantener la dignidad hasta para mantener a los que Dios echará de sus paraísos.
Se ha producido un error en este gadget.