lunes, 17 de enero de 2011

03/03/1937 - 17/03/1966

Me marché ignorando, como todos.
Que la escuela de la vida es imperfecta.
Trabajé mucho para poco y no me importa.
Desde aquí en mi obra me recreo.

Dividida y ultrajada para otros,
pero el odio ni me puede ni me vence
y confío en aquellos que la admiran
y comprenden el esfuerzo de aquel genio.

Aquel genio que invadió mi vida entera
y me dio la locura y los pinceles.
La afición por los sellos y las monedas.
En la aguja la cordura me mantiene.

Desde aquí, donde no existe el espacio
y el tiempo es el que siempre ausente,
en el juego de la vida del artista
donde solo se pierde eternamente.

En los versos no escritos me complazco
que otros en mi nombre escribirán.
Que el arte y el amor es un duende,
patrimonio de esta triste humanidad.

Desde el plano del ser y del no ser
el sueño del que duerme es semejante.
Que cada cual le llame como quiera
sin nombre es la ausencia permanente.

En el fondo del hombre del universo,
y no importa todo aquello que perdió.
El que busca va encontrando poco a poco
en su camino la verdad por el amor.

miércoles, 12 de enero de 2011

PARQUE POR PARKING

Érase una vez un barrio que necesitaba un parque para jugar los niños y pasear los abuelos. Como no había sitio, expropiaron las casas que había allí a vecinos resignados para que el presente de sus hijos y el futuro fuera más saludable, y en ese consuelo de esperanza aliviaron su dolor viendo crecer árboles y volar los pájaros que ahora temen que desaparezcan porque han decidido, los que deciden siempre, lo que es más rentable, (no sabemos para quién, ellos sí lo sabrán), pues ya sabían que había muchos coches y ahora como lo saben quieren cambiar parque por parking. SALAMANCA EN OBRAS, ya estamos acostumbrados a que cuando empiezan, asientan sus instalaches, y cualquier excusa, cualquier estrategia para sembrar la ignorancia en la Ciudad del Saber es que, cuando sabemos, es tarde. Esto es porque, a los políticos, la ley de las incompatibilidades no le prohibe tener negocios ni por activa ni por pasiva, y cuando se plantan en una calle parece que se van quedar de por vida.

Y como los cuentos deben acabar bien, lo dejo aquí para quien quiera lo acabe....
Se ha producido un error en este gadget.