lunes, 17 de enero de 2011

03/03/1937 - 17/03/1966

Me marché ignorando, como todos.
Que la escuela de la vida es imperfecta.
Trabajé mucho para poco y no me importa.
Desde aquí en mi obra me recreo.

Dividida y ultrajada para otros,
pero el odio ni me puede ni me vence
y confío en aquellos que la admiran
y comprenden el esfuerzo de aquel genio.

Aquel genio que invadió mi vida entera
y me dio la locura y los pinceles.
La afición por los sellos y las monedas.
En la aguja la cordura me mantiene.

Desde aquí, donde no existe el espacio
y el tiempo es el que siempre ausente,
en el juego de la vida del artista
donde solo se pierde eternamente.

En los versos no escritos me complazco
que otros en mi nombre escribirán.
Que el arte y el amor es un duende,
patrimonio de esta triste humanidad.

Desde el plano del ser y del no ser
el sueño del que duerme es semejante.
Que cada cual le llame como quiera
sin nombre es la ausencia permanente.

En el fondo del hombre del universo,
y no importa todo aquello que perdió.
El que busca va encontrando poco a poco
en su camino la verdad por el amor.

1 comentario:

  1. maravillos versos, llenos de verdad y vida me complace sacar un 0 que no me gusta . un beso grande un gusto que estés en mi blog enelsilenciolafelicidad.

    ResponderEliminar

Se ha producido un error en este gadget.