sábado, 23 de abril de 2011

NIEBLAS DEL ALMA

Ya se va la niebla,
ya vuelve otra vez.
me vio abrir la ventana,
y me quiso entretener.

La niebla como la crisis,
se empeña siempre en volver.
La niebla no tiene dueño,
la crisis sirve al poder.

Se fueron a la basura,
haciendo agujeros negros.
buscando los paraísos,
los billetes de quinientos.

Esperando la vejez,
la niebla les acompaña.
En las bolsas de basura,
va la crisis disfrazada.

Radiaciones de Japón.
"Todo sea por los negocios".
Ya no hay niebla que os tape,
desde el paraíso al pozo.

Lo mismo que las historias.
Dicen "historias sagrada".
De lo que es solo cuento,
que llena de niebla el alma.

Cuando entrabas en la iglesia.
De frente siempre encontrabas
a Jesús crucificado.
...Y era Dios quien te culpaba.

Todo por causa de un árbol,
que cargado de manzanas,
siendo la fruta prohibida
por humanos deseada.

Enseñanza de la escuela,
que la iglesia adoctrinaba.
"Y los padres pecadores,
no se enteraban de nada".

Porque la historia era cuento.
las espinas se clavaban,
en las sienes de aquel Cristo.
La incredulidad del alma.

Eran los sabios del pueblo,
don y doña que estudiaban.
Y los padres a callar,
sin estudios que avalaran.

Los médicos eran sabios.
Señores de la palabra.
Si cometieron errores,
el tiempo se los borrara.

Y seguimos con lo mismo.
"Otras historias sagradas".
La salud es un negocio
que está llenando las arcas.

Arcas de los poderosos,
que al engañarnos se engañan.
Se gastaron en meriendas
lo que hoy nos hace falta.

España envidiaba a Europa,
por su nivel de justicia.
No llegó España a su altura.
Bajó Europa a su agonía.

¡Ay...! agonía de los ricos.
¡Qué dura habéis hecho la vida!
Vuestras culpas os maltratan.
Jugasteis mal la partida.

Disfrazados en la vida,
Creyendo la vida larga.
Si con pena se hace corta,
no la estira la abundancia.

El placer es de los pobres,
cuando ven correr el agua.
La que no tiene dueño,
se puede ver cuando pasa.

Sin saber envejecer, seguimos.
En el sigloXXI sin cambiar.
Verdades establecidas se venden.
El negocio de la edad.

Toda la vida un negocio.
Y es negocio hasta el final.
Si los pobres mueren tristes,
los ricos, más tristes morirán.

Todas las nieblas del mundo,
son negocios nada más.
como el invento del paro,
hace esclavos sin cesar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Se ha producido un error en este gadget.