miércoles, 30 de julio de 2014

JUGANDO A SER DIOS

¡Cuanto enfermo en el poder!
¡Cuanta maldad y arrogancia!
Los inútiles medrando
y los pueblos se desangran.

Y no hay quien ponga remedio.
Y siguen muriendo niños.
Y peor los que no mueren
y se culpan de estar vivos.

Quizá el inútil de niño
viera una guerra en su casa.
Y huyendo de ese fracaso
llenó de vicios su alma.

Jugando el hombre a ser Dios
de Dios no le importa nada.
Mata a otros en su nombre
aunque nunca toque un arma.

Humillado no fue Dios
que no es el hombre capaz
aunque al hombre sí humilló
el que faltó a la verdad

Y hoy se falta más que nunca,
cuando ya sobran los medios,
estamos faltando al fin
sin querer ver el remedio.

Nos sobran muchas palabras
y sobran y faltan hechos.
Hay tanta falta de amor
que sobran todos los versos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Se ha producido un error en este gadget.