martes, 3 de febrero de 2015

ÉL INSPIRA

Puedo decidir y decido
escribir una miaja pensamiento,
que mi pluma no alcanza al vuelo
la velocidad de mi pensamiento.

¿Quien sabe si habrá memoria y tiempo?
de plasmar en letras mi historia
para que no se repitan nunca
historias de tan poca utilidad.

Volé cuanto pude volar,
sin lamentar altos vuelos.
Aprendí a querer el suelo
a la orden de mi cielo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Se ha producido un error en este gadget.