miércoles, 25 de enero de 2017

BENIGNO, LA LUNA Y EL SOL

Al salir el sol aullan perros.
Ante eso solo rezar.
Cabizbajo y ausente al pasar.
Él y su soledad.

Por el mismo camino.
Opuestos al sol que se oculta.
El sol que él persigue,
y en la noche busca.

El giro en la noche,
te traerá tu sol.
El sol que buscabas,
la noche te dio.

En la paz del suelo,
el sol te encontró.
Y en noche de estrellas,
la suya brilló.

Cansado de verse cada noche
en el espejo de su infancia.
Envuelto en recuerdos
de muy pesada carga.

Consciente o inconsciente,
emprendió otra marcha,
buscando el alivio
que no dan psiquiatras.

Confundió la luna
la dirección de su marcha
¿Confundió la luna
el sentir de su alma?

Ni el calor ni el frío.
Ni la lluvia, ni el viento.
Ninguna inclemencia,
sería impedimento.

Echamos de menos,
no verlo pasar.
Mañanas y tardes.
Ya no volverá.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Se ha producido un error en este gadget.