miércoles, 10 de diciembre de 2008

EL HAMBRE QUE VIENE


Hoy día diez de diciembre de dos mil ocho, día mundial de los derechos humanos. En mi memoria, medio siglo atrás mi pueblo, Alberguría de Argañan, donde el contrabando era parte de la vida de todos y cada uno de nosotros. Por activa o por pasiva, todos éramos ilegales de algo.

azúcar, café, pan.... nuestra alimentación, acá y allá, el hilo y las telas, los juguetes..., todo iba o venía, campo a través.

Quiero recordar que gracias a ese trasiego obligado por las circunstancias de gobiernos autoritarios el cerdo ibérico no se extinguió, pues a punto estuvo de desaparecer cuando apareció el cerdo blanco con su pálida carne blanca en el lugar del tocino.

No soy muy consumidora de alimentos que provengan del reino animal, pero con la que está cayendo, con el aumento del hambre, deberíamos centrar la atención en ello y preocuparnos, al igual que lo hacemos con el pan, las hipotecas etc.

La paz, el alimento, la salud..., si no podemos hacer nada, siempre queda la esperanza de poder pedir cada uno en su forma de creer en la vida, un recuerdo a través del infinito unidos en el mismo deseo, tiene que ser atendido por las fuerzas que rigen el Universo. Una oración, un pensamiento, un grano de arena de cada uno, para formar un desierto.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Se ha producido un error en este gadget.