lunes, 11 de abril de 2016

LA EXTREMEÑA

La extremeña conductora,
bordeando el rebollar,
pone orden y control,
respetando al escolar.

Lo mismo consuela a un viejo
que viaja en su soledad,
que maneja al estudiante
confundido en su ansiedad.

Baja, morena y graciosa.
Mujer, madre y conductora.
Paso firme y elegante,
sencilla y trabajadora.

Por Cáceres es el Norte,
por Salamanca el Sur.
Desde el Oeste al Este,
circulando por la cruz.

Igual que sus compañeros,
adaptándose a los cambios,
que no es fácil la tarea
por los campos despoblados.

Ni el frío de los inviernos,
ni el calor de los veranos,
ni la mengua de clientes
la separan de estos campos.

Su piel curtida serena.
Su pelo negro rizado.
Sus pantalones vaqueros,
la nobleza en su remango.

Por su esfuerzo y su valor,
por ser única entre tantos,
por su semblante cansado,
merece este fuerte aplauso.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Se ha producido un error en este gadget.