lunes, 18 de abril de 2016

ILUMINADO

Siempre el viejo sabio
sabe si predica en desierto,
como sabe que las semillas
también las reparte el viento.

El hombre percibe su ecuador,
a veces muy temprano,
y esparce las semillas del amor
en campos lejanos.

Al decidir por su cuenta
invirtiendo los valores,
al cernir en lo aprendido,
siente alegría en sus flores.

Que bellas van a morir
las flores en primavera,
y se transforman en frutos
ciclo de vida completa.

En la muerte de la flor
se siente la permanencia.
Dar la vida con amor,
viviendo así sin reservas.

Inflesión e involución en la carrera,
cuando se entiende el proceso.
Entre éxito y fracaso,
desprenderse de deseos.

Conformando la existencia
según las circunstancias,
a voluntad de la esencia
del equilibrio la esperanza

Que no hay paz en la pasión,
solo agonía y calvario.
Si hay muros en las fronteras,
Europa vas a pagarlo.

Los muros de las fronteras,
cadenas son de tus pasos,
y ya te quedas sin tiempo
para poder derribarlos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Se ha producido un error en este gadget.