jueves, 15 de abril de 2010

LA ALQUIMIA DEL ALMENDRO.

Este escrito lo presenté en un concurso que trataba sobre la flor del almendro en la localidad de La Fregeneda (Salamanca)




LA ALQUIMIA DEL ALMENDRO

Madres hijas, hijas madres. Cada cual con su m isión. Están en tantos manjares, además del buen turrón.

En un estuche tan duro, nacida de tierna flor, que hasta parece mentira la pepita y su coraza, estación por estación, desde el invierno al otoño, la primavera de amor se adelanta en el almendro la tierna y bonita flor.

Y tiene un camino corto su rosa y blanco al verdor, que se inflama en el verano presa en oro se quedó en tres capas va su dulzura o amargor. Al morir en primavera suaves pétalos de flor se endureciera el estuche que lleva su corazón

El milagro de la vida, vida que sigue después para lucier en las mesas de tantas fiestas por ser, reina de los buenos postres y acompañante también de tantas ricas viandas creadas para el placer.

Saliendo de pobres tierras donde quiso el Duero ser la aorta que da la vida y espejo que en este Edén toma el aroma y lo lleva a morir al mar con él.

Camino del Universo mar de Porto ha de saber que en las flores del almendro se ve nuestro renacer, pues del grano que se entierra viene más vida después.

La dureza del estuche se abre para volver a dar vida en otro ser de seres que dan belleza y dulce alimento es, el árbol del paraíso de Las Arribes del Duero es dulzura de su miel.

Toda vestida de blanco La Fregeneda se ve. Y su entorno cada año con ese perfume fiel que deleita cada paso de los que pueden oler antes qeu la flor se cierre en su trabajo de ser dura para guardar a la que tiene el poder. Los poderes de estos campos que han usado su saber para dar mucha energía, movimiento y cambio fiel.

Es la vida más completa que en una almendra también, sintiendo la vida plena, en dura tierra de bien.

¡Que la alegría de vivir en las flores del almendro tenemos que comprender! Y preguntarle el secreto del lenguaje de sus noches, con el viento y con la calma, con la lluvia y las estrellas, con las nubes y el rocío y sus charlas entre ellas. ¿Quién sabe que sentirán llegando el amanecer y tantos ojos las miran con miradas de placer?

¡Sólo al morir en la tierra sale libre de prisión como el agua de la fuente como mañana de Sol!

De la nada viene al todo, todo lo que el hombre tiene. Poder que le da el saber que de la pobreza sale el valor de nuestro ser.

Para la salud la flor, que con mirarla se siente y para sanar también la almendra es comida siempre.

Lugar de gran energía, ¿quién te descubrió primero, la Naturaleza misma o los hombres que te vieron fiel a los cuatro elementos?

GAIA

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Se ha producido un error en este gadget.