lunes, 19 de diciembre de 2016

¿NADA ES LO QUE PARECE?

He visto morir a la gente
Presa de sus disimulos.
Ahogados en sus mentiras,
fingiendo amor a los suyos.

Siendo la vida tan corta,
aunque largo sea el dolor.
Cuando se pierde fingiendo,
se hace esclava del rencor.

De siglo en siglo fingiendo,
hasta el final de la Era.
Y aumenta la hipocresía,
sin entender la quimera.

Niños de guerra y posguerra,
nunca calléis la verdad.
Cuando se aleje el peligro,
no dejéis que vuelva más.

Nacimos en un sistema
que obligaba al disimulo.
Sufriendo tanta vileza,
crecimos en el orgullo.

Ha crecido la soberbia,
la lujuria, la avaricia...
Ira, gula, envidia y pereza.
Y se finge la nobleza.

Poco que ver el amor,
Por entre esos pecados,
que van creando barreras.
Fingiendo no progresamos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Se ha producido un error en este gadget.