viernes, 31 de marzo de 2017

SEGUNDO MANDAMIENTO DE LA LEY

No tomar su nombre en vano, es el segundo. En la adversidad no ayuda maldecir, y no es sabio quejarse de lo que por destino nos toca. El amor es sencillo y claro. Cuando se disfraza deja de ser. Es alegría, armonía, felicidad...Solo hay que descubrirlo, sentirse en comunicación con lo sutil, sin ropajes, sin vestiduras.
Este es el segundo mandamiento.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Se ha producido un error en este gadget.