lunes, 3 de abril de 2017

OCTAVO MANDAMIENTO DE LA LEY

No decir falso testimonio ni mentir. Aunque hay mentiras que duran generaciones, y falsos testimonios que destruyen familias. La verdad pone siempre a cada uno en el lugar que le corresponde. Que la ley está para ser cumplida. Nadie escapa a la ley de leyes. La que viene del principio y es inalterable.
La doble moral, la hipocresía, las tretas estratégicas que usan los poderosos, y que los representantes de las leyes, venden con tanta destreza, hacen que el mundo sea un lugar cada día menos deseable. De momento no hay otro, y éste está muy tocado. ¡Salvemos la Tierra!

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Se ha producido un error en este gadget.