viernes, 14 de julio de 2017

TAN SENCILLO COMO YO

Qué fuerza tiene la septa,
amparada en la septa nodriza.
De ignorancia de creyentes,
de quienes sacan la energía.

¡Qué poder da la maldad
que en las sptas se proyecta!
En nombre del gran poder,
Su posverdad se sustenta.

En virtud de caridad,
los negocios alimentan,
con el miedo de un infierno
que ningún Dios consintiera.

Y así medra el mentiroso,
que su éxito se asienta
en el miedo del fracaso
que solo está en su torpeza.

Vender, vender ese miedo.
¡qué  cara vale la mierda!
Y más cuando la regalan,
con el cuento que te cuentan.

Dios está con esos niños
que de sus casas los echan.
Pero no con los que mandan
y los meten en las septas.

El Dios que llevo en mi mismo,
Sabiendo que no soy Dios.
Ese Dios que dio mi aliento,
tan sencillo como yo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Se ha producido un error en este gadget.