miércoles, 25 de febrero de 2009

TODO TIENE ARREGLO

Foto obtenida de http://www.capserv.org

La impaciencia provoca desorden, nuestro espíritu puede calmar esta agitación.
El que se entrega y confía en la divinidad, en momentos cuando no sabe, o no puede solucionar lo que le aflige, siempre recibe lo que necesita.
Todo lo que aflige, se opone a la salud, ataca la parte más débil de nuestro cuerpo y es a la fuerza del espíritu la que debemos recurrir como base de sanación, mientras buscamos la ayuda material, tanto para nuestro cuerpo como para nuestros asuntos.
Cinco minutos para dar gracias a Dios por la salud que vamos a recibir, aspirando por la nariz lentamente, el aire que limpia nuestro cuerpo, y expirando también por ella todas las impurezas, creyendo en la justicia, puede ser el comienzo de un conocimiento que nos va a servir para una vida mejor.

3 comentarios:

  1. Acertado remedio, buen consejo, lleno de sabiduría y buen hacer. La impaciencia nos lleva a la desazón, a la inquietud excesiva, a la tensión y al desastre. Gracias por el consejo

    ResponderEliminar
  2. Gracias por la sugerencia, la tendré presente en "ciertos momentos"

    ResponderEliminar
  3. Hola,

    perdón por poner esto aquí, puede borrarlo una vez leído.

    Solo quería que supiera de la existencia del directorio de blogs directorio-de-blogs.net, donde usted puede dar a conocer su blog totalmente gratis.

    Saludos,
    Mónica

    ResponderEliminar

Se ha producido un error en este gadget.