lunes, 25 de mayo de 2015

SÍNDROME DE ESTOCOLMO

Con poca fuerza ha mermado el síndrome de estocolmo, en Castilla León, y en los lugares donde más fuerza tenía.
Todavía tiene fuerza la enfermedad, y el poder de su corrupción es menor, pero evidente.¡Queda tanto por hacer! ¡Tanto por limpiar! que si el pueblo se duerme en los laureles, o se deja vencer por el miedo, puede volver a penetrar sin ser advertida, pues las raíces que tiene son fuertes pero no invencibles.
Este ha sido el trabajo del paro, de los sin techo, de los desheredados de la Tierra, que llenos de paciencia, con el hambre y el frío, hacen la paz, y no la guerra,
Resistiremos trabajando con fuerza, por la verdad, la vida y la decencia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Se ha producido un error en este gadget.