jueves, 24 de noviembre de 2016

HUMOR PERDIDO

He perdido el sentido del humor con el que nací, y también la tristeza y las ganas de morirme con las que nací.
He ganado fuerza para la vejez
La vejez llega enseguida, llega pronto y se va. No sabemos cuando,porque como somos viejos no sabemos nada, o si lo sabemos nos perdemos en la historia, intentando parar el movimiento.
A los treinta nuestra piel ya ha avisado de que todo cuanto poseemos en este mundo es prestado. Pero lejos de hacerle caso, nos empeñamos en buscar el éxito, en lugar de buscar la verdad que nos hará libres, si entendemos que no la podemos encontrar.
Si la felicidad está en lo que hacemos ¿Por qué ponemos más empeño en el dinero, el poder y la fama? Ser felices haciendo que los demás también lo sean, el gran arte de vivir.
¡Que nuestra historia, sirva para mejorar las historias de los demás!

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Se ha producido un error en este gadget.